Hablemos de minimalismo
Abril 19, 2017
Experimentando (Parte II)
Abril 28, 2017
Laure

Experimentando (Parte I)

Uno no nace minimalista, ni se vuelve minimalista de un día para el otro. Es un proceso largo y curvilíneo, dónde no importa la meta final sino que el camino a recorrer. Decidir vivir con menos permite cambiar la forma de usar nuestro tiempo, energía y dinero, y modificar positivamente nuestro enfoque mental.

Pero la publicidad, la televisión y los revistas nos dicen otra cosa: ¡Vivamos felices comprando! ¡Para eso sirve la tarjeta de crédito! ¡No pueden perderse las liquidaciones! ¡¿No tienes ballerinas celestes para este verano?!

Paren, respiren hondo y piensen. ¿Les parece muy contra-intuitivo vivir mejor con menos? ¿Les parece demasiado largo el camino a recorrer y no están listos para el gran salto? ¿Y si les contase que para partir pueden experimentar la vida con menos en algunos ámbitos acotados de su vida? ¿Analizar con calma cómo se siente, cuáles son los beneficios reales y si les tinca seguir experimentado a mayor escala? No existe la técnica perfecta, o el número ideal de posesiones. Nadie dijo que debe resultar perfecto a la primera, o que mi concepto de “suficiente” es mejor que el suyo. ¡Sólo prueben!

Aquí les dejo algunas sugerencias para experimentar de a poco la vida con menos:

  1. Ropero

Según las estadísticas, nos ponemos el 20% de nuestro ropa el 80% del tiempo. Dense una vuelta por su ropero y separen las prendas que no se han puesto el último año, independiente de la temporada en que estamos. No boten nada por ahora si no están listos, sólo sáquenlas de su vista, y denle unas semanas a la magia para operar. ¡No extrañarán lo que no ven!

  1. Libros

A todos nos gusta tener a la vista una buena biblioteca, reafirma nuestra imagen de persona culta. Muchos otros tenemos una relación muy física con los libros: durante años no boté o regalé ni un libro mío, y me molestaba cuando no me devolvían los prestados. Sin embargo… ¿de verdad volverán a leer esta edición de bolsillo del último thriller de moda? Está bien quedarse con los clásicos y las ediciones de lujo, o este libro que nos regaló alguien especial para nosotros, pero un libro es como un tiburón, si no se mueve se muere: si les gustó su última lectura, denle alegría a alguien querido y ¡regálensela! O contribuyan a la biblioteca del colegio de sus hijos, o alguna obra de beneficencia que ayuda hogares de niños o mujeres en situación vulnerable o migrantes. Existen varias plataformas en internet para intercambiar o donar libros (por ejemplo www.librolibres.cl y www.mybookmap.com).

  1. Utensilios de cocina

¡Hello foodies! Lo sé, nos bombardean con publicidad para nuevos gadgets y aparatos mágicos que nos harán mejores chefs. Tiendas lindas con lo último en la materia (amo estas tiendas), programas de televisión entretenidos (los veo), secciones completas de libros de cocina en librerías (podría perderme durante horas en ellas), nada ayuda a reducir la proliferación de utensilios en nuestras cocinas. Pero la verdad es que la cocina, como cualquier arte, requiere de genio y práctica más que de herramientas. Prueben reducir la cantidad de utensilios que duermen plácidamente en las repisas o sobre los mesones de su cocina. Si son regalos, o si les costaron caro y sienten que no pueden botarlos, apártenlos por un tiempo (¡en la misma caja que su ropa sin usar!) y vean qué pasa.

El el próximo post compartiré otras pistas para seguir experimentando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *