9 consejos para lidiar con el papeleo – Los papeles y nosotros (Parte II)
Mayo 9, 2017
Cómo el desorden y la acumulación de cosas comprometen nuestra salud
Mayo 16, 2017
Laure

12 beneficios de vivir con menos

Para muchos no es opción vivir con menos porque ya tienen menos que lo mínimo. Y para los afortunados que sí podemos elegir, vivir con menos puede parecer contra intuitivo. Vivimos en un sociedad que valoriza la acumulación de posesiones y nos anima a comprar siempre más, a cambiar el auto o el celular con frecuencia, a buscar casa grande, a coleccionar. Hasta en nuestras relaciones sociales se valoriza la cantidad sobre la calidad, y el estar ocupado siempre.

Hablamos en otro post de minimalismo y sé que muchos no lo entienden o consideran un estilo de vida deseable. Sin embargo quisiera sugerirles aquí tan sólo algunos beneficios de vivir con menos:

  1. Menor carga financiera – El beneficio más evidente de poseer menos en forma deliberada es adquirir libertad financiera: menos compras pero también menos créditos con cuotas e intereses bancarios, menos primas de seguros, menos gastos de mantención, etc.
  2. Un trabajo que aman – Con menos posesiones y menos exigencia financiera, puedan darse el gusto de optar por un trabajo que amen y que los haga crecer como persona y profesional, y no sólo por obtener el cheque con la cifra requerida a fin de mes.
  3. Menos estrés – Porque no están permanentemente buscando, ordenando, limpiando, llevando a arreglar, etc, o temiendo por un eventual robo o incendio que les quitará todo lo acumulado. Así viven una vida más serena.
  4. Más tiempo – Poseyendo menos liberan tiempo para lo que importa de verdad : su familia, su salud, sus relaciones, su contribución al mundo. ¡Salgan a andar de bicicleta con sus hijos en lugar de arreglar la elíptica que usaron tan sólo dos veces vez el año pasado!
  5. Mejor productividad – Nuestras cosas y la falta de organización que las acompaña consumen mucho más tiempo de lo que creemos. Con una cocina ordenada pueden visualizar lo que les falta, preparar una lista de compras adecuada y pasar la mitad del tiempo en el supermercado. Siempre me asombra la gente que parece estar paseando en el supermercado, ¿no tienen otra actividad más gratificante esperándolos en otra parte?
  6. Menos aseo – Menos muebles que mover, menos cosas que desempolvar y menos superficie habitable les garantiza menos aseo. El argumento vale de la misma forma si hacen Uds. el aseo en su casa o si contratan a una asesora de hogar.
  7. Mejor calidad – Con el mismo presupuesto podemos elegir calidad por sobre cantidad, y no hablo aquí de marca sino que de durabilidad y sostenibilidad. El argumento también vale para sus relaciones sociales.
  8. Externalidades positivas para el medio ambiente – Los recursos de nuestro planeta son finitos y consumir menos permite dejar una marca menor sobre el medio ambiente. Menos uso de materias primas, de energía, menos transporte de carga, menos basura (sin hablar del factor humano en procesos de producción “baratos”). Recuerden: reducir, reutilizar, reciclar.
  9. Más energía espiritual – Menos cosas y relaciones tóxicas ayuda a meditar y practicar mindfulness. Facilita procesos reflexivos muy simples, como elegir su vestimenta en la mañana o el color de su rouge, a más complejos como la lista de invitados a su boda.
  10. Menos comparación con los demás – Cuando deja de importarles el modelo de auto o el metraje cuadrado de su casa, no lo pasan mal comparándose con el vecino.
  11. Más dinero/tiempo para apoyar causas nobles¿Tienen $ 5.000 mensuales para el refugio canino del barrio? ¿Ropa usada para el hogar de niños o de ancianos? ¿Tiempo para ayudar a reforestar bosques nativos o a limpiar la laguna? Elijan la causa que hace latir su corazón más rápido y apoyen en la forma que sea. Entre todos podemos hacer de éste un mejor mundo para nosotros y para las generaciones que vienen.
  12. Mejor ejemplo para nuestros niños – Porque al final del día les dejamos a ellos nuestro planeta y no puede ser en la forma de un basural gigante dónde todos compiten con todos. Los niños nos imitan y nos incumbe enseñarles prácticas éticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *